Archivos para mayo, 2010

Soy una pequeña formación de grasa aparentemente blanca bajo la piel de Janette.
Estos (3) días de mi corta existencia, la he visto preocuparse por mi culpa, siento que me toca y sé que tiene unas ganas locas de reventarme porque el dolor que le causo es demasiado, y siendo ella medio mazoquista, adivina el delicioso placer que vendría luego del dolor de tomar las paredes laterales de mi casa y apachurrarlas rico hasta que yo salga. Esa sería mi muerte.
Pero se limita a sólo observarme con los dedos porque hoy es el primer día en que saldrán juntos ella y Luis al cine, una marca de acné en la parte izquierda de su labio inferior sería el pelo en la sopa de este evento tan esperado; sobre todo considerando que él incluso quiere que ella lleve falda rosa y blusa de puntitos blancos, con una flor en la cabeza; para comer helado. Ella quisiera cumplir esta fantasía no sexual al pie de la letra, pero las inclemencias del clima, del ánimo y de la vida diaria son caprichosas y no lo permiten. Sí le preocupa eso, que él no llame, que él venga en moto, que la mala noche la haga parecer su mamá en un vestido sacado del bazar de ropa usada de una mujer vieja del pueblo.
Pero eso no es lo único que he visto en ella estos días. Hoy le dijeron con ese tono sarcástico que odia que se ve cansada, ayer en la madrugada sintió dolor en la garganta y durante el día se dio cuenta que tendría gripa, en la tarde se preocupó de la lluvia fría que la atacaba mientras intentaba llegar a la farmacia, por la noche de desilusionó de que su teléfono sólo marcara mails del trabajo, ahorita odia los pasos que anuncian la entrada de alguien a su oficina, en la madrugada apagó de mal humor una canción que días antes había marcado con 5 estrellas en itunes, la tarde de ayer al verse en el espejo odió su frente, dio por terminado un amor pasado, escupió una flema verde y ensangrentada en el lavabo, repudió los malos olores de su cocina y de su cuarto, actualizó su status en facebook para que todos sepan que se siente de la chingada y ahora mismo teclea débilmente dando la espalda a tres presencias que le son totalmente indiferentes. Como siempre que alguien entra o habla en la oficina, ella piensa a mí me vale verga…